© iStock.com/ fermate

«Inversiones sensatas»

Dos participantes con experiencia nos hablan sobre el sentido y la utilidad de los cursos de formación de software

Entrevista con Stefanie Müller, de Mitteldeutsche Braunkohlengesellschaft mbH, y Fabian Beierle, de Pfalzwerke Netz AG

Doña Müller, usted es toda una experta en formación. ¿Por qué sigue acudiendo?

Müller: No me considero exactamente una experta, pero dado que cada año hay una nueva actualización de ELCAD, me parece importante probar todas las novedades. Para mí es ideal hacerlo de la mano de un instructor, que puede responder a todas las preguntas de inmediato. En nuestro día a día no hay tiempo para revisar todas las novedades de una actualización.

Don Beierle, usted ya ha participado en varios cursos de formación. ¿Por qué?

Beierle: El software de ingeniería moderno, como EB (Engineering Base), ofrece opciones muy amplias y cuenta con muchas funciones. Es necesario examinarlo a fondo, sobre todo en los primeros pasos. Los cursos de formación nos ofrecen una introducción rápida en este complejo entorno de software y permiten acostumbrarse desde un principio al modo de trabajar correcto. Suponen una base óptima para seguir después descubriendo la plataforma por mi cuenta.

¿Cómo repercuten los cursos de formación en su labor cotidiana?

Beierle: El contenido estándar de los cursos de formación ya es práctico pero, además, también se pueden tratar cuestiones especiales más detalladas o soluciones específicas para un sector. Los encuentros con representantes de otras empresas de suministro eléctrico suponen otra oportunidad para intercambiar impresiones.

Müller: Me encargo sobre todo de los servicios de modificaciones, pero también soy responsable de la entrega de una documentación ELCAD adecuada a servicios externos y de la posterior comprobación de los cambios. En estos cursos me he dado cuenta de que algunos trabajamos de forma muy poco práctica. Mi trabajo se ha vuelto mucho más eficiente gracias a los cursos de formación. Existen funciones que no necesito, pero en los nuevos proyectos utilizo mucho de lo aprendido en los seminarios. El tema de la creación de símbolos, por ejemplo, me ha resultado muy útil.

Don Beierle, su empresa ha pasado de RUPLAN a Engineering Base. ¿Hay diferencias entre ambos cursos?

Beierle: No he observado diferencias importantes. No obstante, el curso de formación para Engineering Base se realizó por primera vez en la propia empresa, por lo que pudimos centrarnos más en nuestros objetivos y necesidades. Además, al tratarse de un grupo pequeño y especializado, pudimos aumentar el ritmo de trabajo para abarcar más contenidos.

¿Qué le pareció el curso de formación en la empresa?

Beierle: Los cursos de formación en la empresa tienen ventajas e inconvenientes. Por una parte estamos más cerca y los grupos son más reducidos, pero el esfuerzo organizativo es mayor. Además, desplazarse fuera del entorno de trabajo habitual y no estar continuamente disponible para los compañeros también tiene sus ventajas.

Müller: La idea no es mala, pero en nuestro caso, por desgracia, es difícil ponerla en práctica, ya que la nuestra es una oficina colectiva y en ella solo dos personas de un total de seis trabajan con ELCAD.

Me gusta venir a Hannover para intercambiar experiencias con otros usuarios.

¿Comparten lo que han aprendido con sus compañeros?

Müller: Sí, después de un curso de formación nos reunimos y hablamos de los conocimientos adquiridos. Sin embargo, mi compañero también acude regularmente a los cursos de formación.

Beierle: En nuestro caso, normalmente todos los encargados de los proyectos participan en el curso de formación. Se trata de algo lógico, ya que para volver a explicar lo aprendido en el curso se requeriría tiempo y todos tendrían preguntas específicas. Además, en nuestro día a día, en ocasiones nos falta el tiempo necesario para ello.

Entonces, ¿no resulta también difícil sacar tiempo para acudir a estos cursos de formación?

Beierle: Por lo general, los procesos de trabajo se comprimen y siempre queda algo de tiempo para otras cosas. No obstante, si después de acudir a un curso de formación podemos trabajar de forma más eficiente, el tiempo empleado se ha invertido como es debido.

Müller: Estoy de acuerdo. Por supuesto, siempre supone una complicación adicional, pero más adelante se obtienen beneficios al contar con procesos de trabajo mejorados.

¿Con qué frecuencia es recomendable realizar cursos de formación?

Beierle: Los cursos de formación son imprescindibles cuando se trata de un software nuevo. En el caso de una nueva actualización no es necesario acudir, pero siempre es útil. Para examinar todas las funciones nuevas y probarlas a fondo se necesita tiempo.

Müller: Yo opino lo mismo. Acudo a los cursos de formación de casi todas las actualizaciones, pero también me he inscrito en cursos de formación de temas específicos. Creo que los cursos de formación regulares son importantes porque durante el trabajo diario a veces no somos conscientes de que con otros procedimientos o funciones podemos aumentar mucho la eficiencia.

¿Qué es lo que más valoran de los cursos de formación?

Müller: Su diversidad. Hay algo para todos. En ELCAD-Advanced, por ejemplo, el usuario puede participar en la elección de los temas.

Beierle: A mí me gustan sobre todo el ambiente abierto y relajado, el ritmo que se adapta a nuestros conocimientos y capacidades y el intercambio de experiencias con otros usuarios.

Síganos