Eike Michel: Potential still far from being exhausted

© iStock.com/ marchmeena29

Hablamos con Eike Michel, Director de R&D and Operations, sobre aplicaciones rápidas, el uso de datos flexible y de EB como plataforma "petrolera"

"Todavía queda mucho potencial por explotar"

Don Michel, usted lleva 14 años trabajando en AUCOTEC, ¿cómo ha cambiado el trabajo de desarrollo para Engineering Base (EB) en ese tiempo?

Ay, ¿por dónde empiezo? No, en serio, ante todo una cosa: la filosofía de la plataforma multinivel, que permitía concentrar los datos en la página del servidor pero con el acceso y la potencia de procesamiento, es decir, la lógica empresarial, en un servidor de aplicaciones específico, surgió a principios de la década de los 2000 y fue una idea rompedora. No hay ningún otro sistema igual en el mercado. De esta manera los usuarios y usuarias pueden acceder a sus datos de la forma más eficiente posible y estar seguros de que se respetan sus derechos de acceso. No obstante, en mis comienzos, el trabajo de desarrollo se concentraba en optimizar la comodidad, la estabilidad y las nuevas funciones para el cliente.

Después AUCOTEC empezó a conseguir clientes cada vez más potentes y, en consecuencia, proyectos más importantes. Para responder a esta mayor demanda tuvimos que aumentar nuestra plantilla y formarla rápidamente, lo que supuso un cambio organizativo considerable. En cuanto a EB, el desarrollo del "Data as a Service" (DaaS) basado en las tecnologías de servicio web nos ha permitido avanzar rápidamente.

¿En qué se diferencia el "DaaS"?

El servicio se puede escalar libremente como "puerta a www" y se guarda en el servidor de aplicaciones. No debemos pensar en ello como el habitual "servidor independiente" que tanto suele fallar. El DaaS y el cliente de EB tienen el mismo acceso a los datos y solo hay un código fuente, por lo que no hay contradicciones.

La aplicación de escritorio "registra" un estado para cada procesamiento de datos. Cuando hay muchas solicitudes, hay que "guardar cola". En cambio, los accesos a EB a través de la web se llevan a cabo de forma totalmente independiente. Si llegan cientos de solicitudes a la vez, tan solo hay que utilizar más instancias del DaaS. Por eso este servicio nos ha llevado también a desarrollar productos "front-end" especiales para EB que cubriesen las necesidades de determinados grupos de destinatarios. Para ello no hemos tenido que modificar para nada nuestro cliente de ingeniería.

¿Qué significa eso en concreto?

Esto quiere decir sencillamente que los ciclos de desarrollo de novedades como EB Mobile View son mucho más cortos. Hemos trabajado más de un año, durante aproximadamente un tercio de nuestro tiempo, para poder conseguir una funcionalidad igualmente compleja para el cliente de escritorio de EB. La aprobación de productos "front-end" no está ligada al principal lanzamiento anual de EB – lo cual supone una ventaja enorme, sobre todo para los impulsores de ese tipo de aplicaciones.

¿Hay también ventajas para los usuarios del cliente?

¡Por supuesto! Ya no tienen que esperar, sino que pueden delegar sus encargos en el DaaS mientras siguen editando sus tareas. Las redes empresariales están además cada vez más expuestas al peligro de los tiempos muertos. Esto supone un riesgo especialmente para las actividades a largo plazo, como delegar un proyecto en SAP. Cuando el tiempo de espera se sitúa en un rango de segundos de dos dígitos, el encargo aparece como erróneo y se interrumpe, sin importar qué porcentaje de él estuviese ya terminado. Con DaaS esto no ocurre. Solo hay un "número de confirmación" por cada solicitud con el que los usuarios/as pueden consultar el estado en todo momento hasta que la tarea haya finalizado. Aunque haya interrupciones, no hay que volver a empezar desde el principio. El servicio permite también que sistemas enteros interactúen sin necesidad de crear accesos manuales.

¿Podría darnos algún ejemplo?

Claro. Tenemos varios clientes grandes que han implementado numerosas integraciones con EB. Con herramientas de simulación, 3D, sistemas de control de procesos, así como en varias herramientas propias. En todas ellas, EB es el "backbone" central de datos de ingeniería. Todos los sistemas vinculados pueden recopilar en todo momento datos de forma automática como, por ej. los datos de modificación – independientemente de cuál sea el cliente, el lugar y el sistema operativo. Todavía queda mucho potencial de este concepto por explotar. Hemos trabajado precisamente en eso, porque el valor añadido de un software ya no reside en acelerar determinados usuarios/as o disciplinas, sino más bien en la capacidad de coordinar la colaboración de varios equipos diferentes de la mejor manera posible, pues la transferencia de datos requiere de mucho tiempo y suele generar muchos fallos. La visión integral de EB crea enormes efectos de sinergia.

¿Influye la conversión de EB en un "backbone" de datos en su trabajo?

Claro – porque yo mismo soy usuario. El espectro de usuarios/as de datos de EB está aumentando continuamente, por tanto tiene menos sentido crear licencias para determinados puestos de trabajo y encorseta demasiado los procesos empresariales y de ingeniería. Gracias al DaaS, los "puntos finales" que EB utiliza se pueden organizar libremente. Se calcula conforme a los datos de acceso cuantificables de forma objetiva si hay gradación en función de las necesidades, de "ilimitado" hasta varias decenas de miles al año. Por tanto, ya no es necesario eliminar las licencias no utilizadas. De esta manera los clientes tendrán mucha más flexibilidad, si bien necesitarán un sistema informático actualizado con recursos suficientes. Por lo demás, no se utilizará nada que no sea necesario para poder usar EB. Como los datos son el petróleo del siglo XXI, podemos decir que EB no solo es una plataforma de ingeniería sino casi una plataforma "petrolera".

¡Muchas gracias por su tiempo, don Michel!

Síganos